China es el principal obstáculo en la carrera por encontrar cura para el coronavirus

Para nadie es un secreto que China es el principal obstáculo en la carrera por encontrar cura para el coronavirus, esto se sabe desde el principio de esta pandemia.

Muchos están más que seguros que todo esto ha sido un golpe estratégico para potenciar la economía de ese país, a quienes no les ha importado los miles de muerte que hasta ahora van a nivel mundial.

El día miércoles los federales de Estados Unidos emitieron un comunicado donde advertian a los científicos estadounidenses que trabajan en una crear una vacuna y tratamientos para combatir el covid-19 sobre iniciativas de que China intentaría robar sus investigaciones.

“Estos hechos delictivos de China dirigidos a estos sectores representan una amenaza definitivamente para la respuesta de nuestras naciones a la COVID-19”, así dijeron el FBI y la agencia de seguridad cibernética de Estados Unidos en dicho comunicado, de acuerdo a información de AFP.

“Muchos sectores de la salud, farmacéuticos y de la investigación que trabajan incansablemente en buscar respuestas a la pandemia del COVID-19 deben estar conscientes de que son los primeros blancos fáciles de este tipo de operaciones y deben tomar las medidas pertinentes para proteger sus sistemas”, advirtieron.

El FBI precisa que investiga sobre “ciberactores e informantes no tradicionales afiliados a la República Popular China” sospechosos de querer robar elementos protegidos por la propiedad intelectual.

Se trataría de hackers pero también de investigadores y estudiantes que, según el gobierno de Donald Trump, fueron activados para sustraer informaciones del seno de los institutos universitarios o los laboratorios públicos donde trabajan.

Tal acusación, rechazada anticipadamente por las autoridades chinas, podría complicar aún más las relaciones entre Washington y Pekín, ya muy tensas tras la aparición del nuevo coronavirus en la ciudad china de Wuhan a finales de 2019.

Washington acusa a Pekín de haber demorado en alertar sobre la epidemia y de disimular su alcance. Y, por tanto, de ser “responsable” de su propagación por el mundo, la muerte de centenares de miles de personas y de la actual crisis económica.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *